Dónde comer en Menorca: primera parte


Sí. El sol, la playa y la naturaleza cuidada quieren la compañía de una buena gastronomía.

Terra Bistró es un buen punto de partida. Está ubicado en el puerto de Mahón, prestigioso porque es el puerto natural más extenso de toda Europa. Además de paisaje, aquí encontrarás buenos precios y recetas diferentes. Gastronomía local de buen nivel en una terraza a la altura del ambiente.

Si eres amante del buen vino, Bodegas Binifadet te ofrece degustar lo mejor del sector vitivinícola menorquín. Además podrás visitar las instalaciones, catar sus vinos e incluso comer o cenar en la terraza con vistas al viñedo. Quesos de la isla o tostas de sobrasada son el bocado perfecto para degustar ese vino.

¿Mariscos? Ve a Ferreries a comer en el restaurante gallego Rías Baixas. Caldereta de langosta, mejillones de roca a la plancha, frito marinero o berenjenas con gambas son algunos de las mejores platos que te pueden ofrecer.

Si quieres comer en un típico chiringuito de playa, en Son Bou puedes contemplar la caída del sol es Es Corb Marí. Porque los excelentes cócteles y sus arroces ensalzan el paisaje.

Otro punto importante de la Isla es Es Migjorn Gran. El restaurante que lleva el mismo nombre que la localidad, cuenta con una hermosa terraza con jardín donde sólo sirven cenas. A destacar: los calabacines rellenos de bacalao y la ‘cassoleta’ de pescado.

Otra cena inolvidable puedes tenerla en Torralbenc. Un hotel-restaurante de lujo en el camino Mao-Cala en Porter. No puedes perderte la ‘royal’ templada de queso de Mahón, crema de anchoa, espárrago blanco y espinacas tiernas.

Continuaremos con este recorrido, ya que Menorca tiene una extensa gastronomía que ofrecer.